Movimiento Fan

La hinchada, de los cánticos a la locura

En los últimos años, el fútbol ha pasado a convertirse en el deporte que más masas mueve, constituyendo a veces un peligro para los propios seguidores y jugadores

“Fallece el hincha del Dépor que fue arrojado al río en una reyerta junto al Calderón”, alertaba El Confidencial en 2014. Lo más reciente, “un hincha del Atlético de Madrid resulta apuñalado en las proximidades del estadio Wanda”, en la Región hace 2 meses; sin dejar de mencionar el salto al campo del presidente del club griego Paok con una pistola, tras un gol anulado en el último minuto. Desde 1982, ha fallecido una cifra superior a la decena de seguidores de fútbol en España, muchos de ellos apuñalados, siendo la muerte más trágica la de Guillermo Lázaro, que en el año 1992 un cohete lanzado desde el lado opuesto de la grada acabaría con la vida del pequeño de 13 años. Lo más alarmante es la situación en otros países. En http://salvemosalfutbol.org/lista-de-victimas-de-incidentes-de-violencia-en-el-futbol/ , encontramos una lista con más de 300 hinchas fallecidos en el fútbol argentino. 

La Sexta

La hinchada es un término que se creó en Uruguay, refiriéndose a los seguidores de los equipos de fútbol, aquellos que se encontraban en el estadio con banderas y gritando cánticos para animar a los jugadores. Todo comenzó con Miguel Reyes, quien un siglo atrás en Montevideo, fue contratado por el Club Nacional de país para hinchar (inflar) las pelotas del partido. De esta forma se convertiría en un gran aficionado al equipo, a la vez que la grada le bautizó como “hincha”. Hoy, no podemos restarles importancia, ya que son una pieza clave en el negocio; quienes compran las entradas y productos oficiales, quienes animan y, en general, el sustento del equipo. Asimismo, son los que muestran su descontento con jugadores o aspectos técnicos del club, en forma de silbidos o gritos desde las tribunas. En el año 2016, la web Eurosport, realizó un estudio acerca de las mejores aficiones del continente según los votantes. En el top 3, se sitúa el club portugués Benfica, el Spartak de Moscú en segunda, y liderando el ranking, el Sporting de Portugal. Cabe destacar la presencia de la afición Bética en séptima posición, la colchonera en décima, y la sevillista en decimonovena.

“Las competencias despiertan pasiones”, hecho que, desgraciadamente, ha superado el límite del significado de apoyar a tu equipo. Se dio paso a una época en la que la violencia de ciertas hinchadas provocaba la locura en exceso. En Inglaterra aparecieron los hooligans, y alrededor de Europa, los ultras. En ellos, se vincula la pasión desmedida por el equipo con movimientos políticos, de extrema derecha e izquierda, así como de carácter racista, xenófobo y homófobo. Los ultras de riesgo en España llegan a la decena, destacando el Frente Atlético de extrema derecha en primer lugar o los Riazor Blues de extrema izquierda. Pero, como resalta la mayoría de seguidores de este deporte, el fútbol no es eso: es levantarte del sofá al gritar gol, son los abrazos con los que tienes a tu alrededor, llorar de emoción al ganar o tras perder y volver a resurgir, los nervios durante los 90 minutos... Jugadores y aficionados luchan por conseguir una hinchada capaz únicamente de disfrutar y animar a su equipo en este deporte tan relevante hoy.

Comentarios

No hay ningún comentario

Añadir un Comentario: